Home / Sin categorizar / Clases 13: Visita a Segóbriga

 

A lo largo de las dos primeras semanas de noviembre, los alumnos de las clases 13 se han trasladado durante una jornada a Segóbriga. La visita a las ruinas de esta ciudad romana, al inicio de la 13, no es sólo una excursión, es algo más, es la culminación de una etapa, de una forma de trabajar y de aprender.

El tema troncal de la clase 12 es el estudio del Mediterráneo y de las culturas que lo poblaron en la Antigüedad. Toda las materias aportan conocimientos, que quedan recopilados en ficheros y cuadernos. Se realiza un estudio geográfico del Mediterráneo. En la clase de Ciencias Naturales se estudian la flora y la fauna mediterráneas. En Literatura se leen La Ilíada y La Odisea. En Matemáticas se interpretan cuadros cronológicos y se trabaja con el triángulo pitagórico. En Trabajo Manual se elaboran las máscaras que llevarán los componentes del coro durante la representación en el teatro de Segóbriga. En la clase de Historia, mientras se estudian las culturas de la Antigüedad clásica, se empieza a manejar y a ordenar un vocabulario elemental de Arte.

Se hace hincapié en la distinción entre Arquitectura, Escultura y Pintura. Durante el curso los alumnos visitan el Museo Arqueológico. Para comprender la evolución de la Arquitectura en la Antigüedad se manejan plantas de distintos edificios: del templo griego, del teatro, del hipódromo, del anfiteatro, de las termas… Estos conocimientos permiten finalmente la comprensión y el manejo del plano completo de una ciudad romana procedente de un castro. Mientras tanto realizan lecturas de Literatura clásica relacionándolas con el origen del teatro en Grecia. Por último, ya en la clase 13, se lleva a cabo la excursión a Segóbriga, ciudad romana situada en la provincia de Cuenca.

El viaje a Segóbriga es largo y, al llegar junto a las ruinas, la primera impresión es de desencanto. Nos hemos empapado de edificios, dioses, leyendas de héroes y de personajes históricos… esos escasos restos con los que nos encontramos al bajar del autobús no nos dicen nada. Pero sabemos que ver ruinas no es fácil: hay que aprender a ver. Después, nos preparamos para la representación de un fragmento de Agamenón perteneciente a la trilogía de la Orestiada; este año tuvimos que representarla en el anfiteatro debido al mal estado en el que se encontraba el teatro, consecuencia de la crisis no solo en lo referente a su mantenimiento sino también en cuanto a las excavaciones que no se realizan en la ciudad romana desde 2009.

Todos nos vestimos a la moda jónica o con peplos dóricos y entramos por fin en el teatro: los actores por detrás del escenario y el resto, tanto patricios como plebeyos, autoridades políticas o militares, cada uno se coloca en su sitio.

Y salen las máscaras de sus cajas y ellas nos ayudan a crear la ilusión de la ficción. Nos hemos convertido en ciudadanos romanos, las ruinas han desaparecido, estamos en el siglo I, el objetivo de la excursión se ha cumplido. Durante la visita guiada, además, los alumnos toman fotografías pertinentes y aquellos datos que les ayudarán a completar su cuaderno: algunas características generales (cuándo y por qué se construyó la ciudad, dónde se ubica, momentos de esplendor y decadencia…) y los restos arqueológicos más importantes que pueden ver durante el recorrido (las conducciones de agua, la necrópolis, el teatro, el anfiteatro, el circo, el foro y las termas).
                                                                                                                                                                                               
Profesores asesores de la clase 13

 
Compartir