Home / Fundación Estudio / Carta Fundacional

 

Nació ESTUDIO el 29 de enero de 1940, creado por Jimena Menéndez-Pidal,
propulsora de la idea, Ángeles Gasset y Carmen García del Diestro, con la
colaboración de Esperanza Salas en sus comienzos.

Procedíamos todas del Instituto Escuela que, fundado en 1918 como centro oficial,
en reconocimiento a los valores educativos de la Institución Libre de Enseñanza,
fue suprimido por decreto en 1938.

A lo largo de medio siglo ESTUDIO fue desarrollando, con nuestra dedicación
entusiasta, un proyecto basado en ideales de formación que han tenido siempre
como “protagonista” al alumno en lo que es su crucial etapa escolar.
Ha sido ESTUDIO –y queremos que siga siendo– un centro privado independiente,
en el que se propicia un modelo pedagógico de convivencia plural, tolerante y
solidaria, con gran apertura de miras en cuanto se refiere a la formación integral
de la persona en libertad responsable; un colegio-escuela en el que el aprendizaje
rebasa los límites del aula y del programa; una escuela en la que la labor educativa
esté impregnada del sentido ético que debe presidir la vida y que empieza a
despertar en edad muy temprana; una escuela en donde la sensibilidad, la
búsqueda de valores estéticos, la corrección de las formas, el respeto a los demás y
al entorno, impriman estilo a la vida común.

Pensamos que en ello deben representar –y han representado– un papel
determinante los siguientes aspectos puntuales de nuestra enseñanza : la
coeducación, la continua contribución al enriquecimiento de la calidad del
profesorado, proporcionándole la oportunidad de ampliar sus puntos de mira
tanto personales como profesionales; la inclusión de actividades muy variadas que
estimulen la creatividad, desarrollen aptitudes, y abran horizontes; el
mantenimiento de la enseñanza de la Religión que, con carácter opcional y con
atención especial, ha impartido ESTUDIO desde su nacimiento y la importancia
concedida a la Educación Física que ha contribuido de manera efectiva a la
formación completa del alumno.

A lo largo de los años ESTUDIO ha contado siempre con la confianza de los padres
de los alumnos que, en número aproximado de tres mil, han pasado por sus aulas;
con la inestimable entrega de un profesorado especialmente competente; con el
apoyo en momentos difíciles de personas incondicionales afines a nuestro proyecto
pedagógico; con la ejemplar generosidad de las personas, hoy agrupadas en la
Fundación Amigos del Colegio Estudio, que ayudaron económicamente a la
terminación de las obras de Valdemarín, nuestra sede actual; y con el apoyo,
propiciado desde E.E.U.U. por el Instituto Internacional de Boston, que posibilitó el
transitorio alojo del Colegio en el edificio de Miguel Ángel n.º 8 del que es
propietario.

Para nosotras, las fundadoras, ESTUDIO ha representado por encima de todo
interés personal y de lucro, una ilusionada entrega, un trabajo altamente
gratificante y, por último, la satisfacción de haber hecho realidad una obra que
hoy podemos transmitir a nuevas generaciones.
Estos últimos años hemos delegado la administración y dirección del colegio, con el
doble propósito de consolidar la marcha de ESTUDIO sin nuestra presencia y de
diseñar su futuro; que debe siempre enfocarse hacia la ampliación de horizontes en
el Mundo de la Enseñanza.

Lamentablemente, la muerte de Jimena en 1990 ha impedido que juntas
realicemos el proyecto de transición que veníamos acariciando y que felizmente
hoy puede hacerse realidad.

Nos encontramos en la actualidad con una institución afianzada; con una creciente
demanda de escolaridad; con un profesorado integrado que, en su mayoría,
apuesta por la continuidad del proyecto común; y por último, con un patrimonio
saneado.

El deseo de facilitar en el futuro el mantenimiento y superación de este proyecto y
la convicción de que para mantenerlo con independencia es necesario aunar
voluntades y recabar ayudas tanto personales como económicas, nos ha movido a
Carmen García del Diestro y a Ángeles Gasset a donar la totalidad de nuestras
acciones –el l00 % de Actividades Culturales, S.A., sociedad propietaria del
Colegio ESTUDIO– a la FUNDACIÓN ESTUDIO, que en este mismo acto constituimos.

Instamos a que la FUNDACIÓN ESTUDIO favorezca al acceso a la Enseñanza
creando NUEVAS BECAS DE ESTUDIO y FORMACIÓN, adjudicadas en memoria de
aquellas personas que con su apoyo y generosa ayuda contribuyeron en el pasado a
la realidad del Estudio actual.

Esta fundación inicia su andadura bajo la tutela de Elvira Ontañón y Jerónimo
Junquera, personas en las que hemos depositado nuestra confianza en estos
últimos años de transición.

Es nuestra voluntad que la FUNDACIÓN ESTUDIO se convierta en un foro al que se
incorporen distintas voces, que la enriquezcan y apoyen, para hacer posible que
este proyecto pedagógico iniciado hace más de medio siglo, no sólo perdure, sino
que siga vivo, adelantándose a las necesidades educativas de la sociedad. Estas
necesidades en el momento presente son, por fortuna, muy diferentes de las de
1940, y consideramos que uno de los cometidos de la FUNDACIÓN ESTUDIO debe ser
conectar y colaborar con la Enseñanza en cualquiera de sus ámbitos o niveles, para
apoyarla en los campos que se considere más útil.

En conclusión, pensamos que la FUNDACIÓN que hoy constituimos debe contribuir
al impulso de la educación como servicio social cada vez más ambicioso y hacer
que la institución ESTUDIO siga ocupando con prestigio el espacio que, como opción
educativa especial, le ha correspondido dentro del vasto campo de la Pedagogía.

Madrid, abril de 1994

Carmen García del Diestro Nardiz…………..Ángeles Gasset de las Morenas

 
COMPARTIR